Arthur Sze poemas

Arthur Sze

Las hojas de un sueño son las capas de una cebolla

Una tortuga de las Galápagos no tiene nada que ver
con el mundo de los neutrinos.
La ecología de las Islas Galápagos
nada tiene que ver con unas tijeras.
El cactus de la ventana nada tiene que ver
con la invención de la rueda.
Y la invención del telescopio
nada que ver con un jaguar rojo.
No. la invención de las tijeras
tiene mucho que ver con la del telescopio.
Un mapamundi tiene mucho que ver
con el cactus de la ventana.
El mundo del quark tiene mucho que ver
con un jaguar vagando en la noche.
El hombre que se autoimmola y lanza
un cóctel molotov contra un tanque tiene mucho
que ver con un girasol inclinándose hacia la luz.

El quark y el jaguar, título del libro de Murray Gell-Mann (Premio Nobel de Física, en 1969, por sus descubrimientos sobre partículas elementales) está inspirado en los versos de este poema de Arthur Sze
“El mundo del quark tiene todo que ver con un jaguar vagando en la noche”.

“Al reflexionar sobre cuestiones relacionadas con lo simple y lo complejo percibimos conexiones que nos permiten establecer vínculos entre todos los fenómenos de la naturaleza, desde los más sencillos a los más complicados. Cuando mi esposa me leyó el poema de Arthur Sze donde menciona el quark y el jaguar, me chocó de inmediato lo bien que ambas imágenes se ajustaban a lo que yo quería tratar. Los quarks son los ladrillos básicos que componen toda la materia. Todo objeto que vemos está constituido de quarks y electrones. Incluso el jaguar, ese antiguo símbolo de fuerza y ferocidad, es un manojo de quarks y electrones, ¡pero qué manojo! Exhibe una enorme complejidad, resultado de miles de millones de años de evolución biológica. Sin embargo, ¿qué significa exactamente la complejidad en este contexto, y cómo surgió? Esta es la clase de cuestiones que este libro trata de responder”. Murray Gell-Mann de su libro “El quark y el jaguar. Aventuras entre lo simple y lo complejo”

quark jaguar Gell-Mann Arthur Sze establoPegaso

Poemario “The Redshifting Web: Poems 1970-1998” de Arthur Sze y el libro “El quark y el jaguar” del Nobel Murray Gell-Mann inspirado en los versos: “El mundo del quark El mundo del quark tiene todo que ver con un jaguar vagando en la noche”

The leaves of a dream are the leaves of an onion

A Galapagos turtle has nothing to do
with the world of the neutrino
The ecology of the Galapagos Islands
has nothing to do with a pair of scissors.
The cactus by the window has nothing to do
with the invention of the wheel.
The invention of the telescope
has nothing to do with a red jaguar.
No. The invention of the scissors
has everything to do with the invention of the tele
scope.
A map of the world has everything to do
with the cactus by the window.
The world of the quark has everything to do
with a jaguar circling in the night.
The man who sacrifices himself and throws a Molotov
cocktail at a tank has everything to do
with a sunflower that bends to the light.

Arthur Sze (Nueva York, 1950) del poemario The Redshifting Web: Poems 1970-1998

Las formas de las hojas

Ginko, chopo, roble palustre, liquidámbar, tulipero:
nuestras emociones parecen hojas y atentos
a sus formas nos alimentamos.
¿Has sentido la extensión y el contorno de la aflicción
a lo largo de los bordes de un gran arce de Noruega?
Te has sobresaltado ante el fulgor naranja
abrasando las curvas de un crespo cerezo silvestre?
Yo he visto desde el aire islas de árboles talados
cada una con una red de bifurcantes carreteras de gravilla,
y sentido un momento de pura cólera álamo-dorada.
He visto grullas canadienses moviéndose en un campo abierto,
una sola grulla blanca en la bandada.
Y he viajado a lo largo del contorno
de hojas que no tienen nombre. Aquí
donde el aire es húmedo y la luz es fresca,
Yo percibo lo que otros están pensando y no dicen,
Yo conozco el placer en las venas del arce del azúcar,
estoy viviendo en el borde de una hoja nueva.

Arthur Sze lee su poema Festival Internacional de Poesía de Medelllín

The shape of leaves

Ginkgo, cottonwood, pin oak, sweet gum, tulip tree:
our emotions resemble leaves and alive
to their shapes we are nourished.

Have you felt the expanse and contours of grief
along the edges of a big Norway maple?
Have you winced at the orange flare

searing the curves of a curling dogwood?
I have seen from the air logged islands,
each with a network of branching gravel roads,

and felt a moment of pure anger, aspen gold.
I have seen sandhill cranes moving in an open field,
a single white whooping crane in the flock.

And I have traveled along the contours
of leaves that have no name. Here
where the air is wet and the light is cool,

I feel what others are thinking and do not speak,
I know pleasure in the veins of a sugar maple,
I am living at the edge of a new leaf.

Arthur Sze

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s