Falange darwiniana

Agarre de precisión de la mano con un trozo óseo metacarpiano del pulgar, de un hombre Australopithecus, habitante de hace 3-2 millones de años. (Tracy Kivell y Matthew Skinner)

Agarre de precisión de la mano con un trozo óseo metacarpiano del pulgar de un hombre Australopithecus. (Tracy Kivell y Matthew Skinner)

¿En qué momento de la historia de la evolución apareció la mano humana moderna?
Conocerlo es clave para entender cómo nos convertimos en humanos.

Falange darwiniana, poema de José Ángel Leyva

De los cinco hay uno que gobierna
El dedo acusador no tuvo suerte
de ser segundo en el índice animal

Homínido
Obediente a sueldo
apunta y dispara sobre el otro

El cordial juega a hacerse el inocente
cuando llega primero al placer
Suele también significar obscenidad y ofensa

El superego está en el anular
Paga los platos rotos o esconde la mano en situaciones
en que es preciso mentir y aparentar aplomo

Con el meñique se llega a acuerdos y a amistades largas
Entre los más pequeños el contubernio es la constante
pero no deciden qué hacer ni son imprescindibles

Cuando el pulgar se alza frontal ante los cuatro
toca sus puntas y vuelve a recordar la hazaña
Él deshizo la ruta del mono y lo llevó al entendimiento

No hay vuelta atrás La vida es una cuenta regresiva
El futuro es esta luz perdida en las cenizas

La mano agarra empuña toca
cuenta pulsa juega acaricia escribe gesticula
con los cinco sentidos y las cinco falanges del saber

El pulgar domina en la tribuna el circo
Empoderado apunta aprobatorio el cielo
o deja caer sin gravedad la uña hacia la tierra
Sentencioso mordaz individual alegre
el dedo gordo revienta la asamblea
multánime se eleva o condesciende a ser
arma o instrumento
huella dactilar pasaje visto bueno.

José Ángel Leyva (Durango, México, 1958) en el 17° Festival Internacional de Poesía de Medellín.

Lo que los científicos llaman mano humana moderna tiene varias características definidas; una de ellas es un pulgar completamente oponible a los otros cuatro dedos, una ventaja evolutiva muy notable, ya que aumenta considerablemente la precisión con la que puede manipular objetos.
Los restos fósiles encontrados en la Garganta de Olduvai (Tanzania) y que pertenecen a una falange del dedo meñique de la mano izquierda de un individuo que midió entre 1,70 y 1,80 metros, han permitido a los investigadores describir el hueso más antiguo de la mano encontrado hasta el momento con una apariencia muy similar a la de los homínidos modernos, es decir, perteneció a un individuo “exclusivamente terrestre”, que no utilizaba sus manos para trepar en los árboles. La investigación publicada en Nature Communications y coordinada por Manuel Domínguez-Rodrigo sugiere que la evolución de la anatomía de la mano es más compleja de lo que se creía hasta ahora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s