Los hongos nacen en silencio…

hongosnacen-en-silencio

Los hongos nacen en silencio…

Los hongos nacen en silencio; algunos nacen en silencio; otros con un breve alarido, un leve trueno. Unos son blancos, otros rosados, ése es gris y parece una paloma, la estatua a una paloma; otros son dorados o morados. Cada uno trae -y eso es lo terrible- la inicial del muerto de donde procede. Yo no me atrevo a devorarlos; esa carne levísima es pariente nuestra. Pero, aparece en la tarde el comprador de hongos y empieza la siega. Mi madre da permiso. Él elige como un águila. Ese blanco como el azúcar, uno rosado, uno gris. Mamá no se da cuenta que vende a su raza.

De “Los papeles salvajes” de Marosa di Giorgio (1932, Salto – 2004, Montevideo)

A mitad de camino entre el reino animal y el vegetal, el reino Fungi o reino de hongos, está formado por criaturas extrañas y misteriosas de las que sabemos muy poco. Son organismos heterótrofos, es decir, como los animales dependen de otros para sobrevivir, pero no pueden moverse para buscar el alimento, por lo que han desarrollado sus propias estrategias; por un lado, tienen un poderoso sistema enzimático que les permite degradar casi todo; por otro, digieren el alimento fuera de su cuerpo para después ingerirlo por absorción y, además tienen la capacidad de crear relaciones con todo tipo de organismos, animales y vegetales. La mayoría de las plantas de nuestro planeta no podrían vivir sin los hongos que llevan asociados que les ayudan a absorber los nutrientes necesarios.

Anuncios

El pato salvaje

patosalvaje2

EL PATO SALVAJE
despertó con un grito
se arrancó la envoltura ártica
y despeñándose desde la torre del Viento Norte
sesgó las aguas a golpes de ala.

El pato salvaje, quebrando el huevo cero,
dejó a su madre, la nieve de chal de estrellas,
dejó a su padre, el viento ceñudo de barbas de estrellas

se elevó desde el cieno antes del alba.

Un susurro, su llegada ya se cierne
entre el brillo de la tierra y el brillo del cielo

tácito llamamiento hacia los lagos inmóviles

mientras se alza el planeta en la helada penumbra
detrás de la Estrella Polar, y vuela
rocío adentro por la precaria luz naciente
graznando un despertar.

Poema de Ted Hughes, versión de Ulalume González de León.

patosalvaje

LA OCA

El oso blanco, con el vaho de SUS fauces,
abarca todo el norte.
La oca salvaje escucha

e l s u r , e l s u r –

estira el cuello, sobrevuela los glaciares.

Y en lo alto, muy alto
hace girar al globo entre sus alas.

Caza con sus iguales de estrella a estrella.
Mira al sol, muy bajo, detrás del mundo.

Cae entre los dedos de la luz, con el pecho albaricoque:
sobresalto de granjas dormidas al alba verdiclara,
soplo de iceberg.

Todo diciembre vagabundea día y noche
apremiando a la hilvanada tribu, lejos
del fusil del arador y de las trampas oceánicas.

Nostálgica husmea

la primera flor de las auroras boreales

y vuela sobre el llanto del cordero. Embiste el aire,
hace girar el globo,

quedan abajo amaneceres -una brújula
canta: norte, norte.
norte, norte.
Vadea a golpes de ala el incendio de la tarde.

Y por fin se empapan sus ojos
en la música de la ballena
en el estrépito
de los témpanos desgajados
la lujuria de los lobos
el alboroto de las morsas.

ocated
Collected Poems de Ted Hughes  (Yorkshire, 1930-1998, Devonshire (Inglaterra)

collected-poems-ted-hughes

Líquenes crustáceos

1-liquenes-roca-2

Los líquenes son organismos formados por la simbiosis de un hongo y un alga. El hongo aporta al alga agua y sales minerales y el alga realiza la fotosíntesis, cediéndole materiales orgánicos. Su estrecha unión les permite sobrevivir en las condiciones ambientales más adversas.

Líquenes crustáceos
Aferrados a la roca, los líquenes
recuerdan la mirada desvalida de los perros
la caricia frágil de los vagabundos
esbozando sobre el lomo con ternura
los contornos de lo inhóspito.
Con la pasión de los seres que se saben imperfectos,
hongos y algas se aman sin condiciones,
se estrechan,
comparten su mendrugo de rocío y luz
y van creciendo lentos
Hay quien dice que se miran a los ojos
absorben su agonía
y boca a boca, dulcemente, la transforman
en latidos silenciosos
que penetran la piedra.
Bajo pieles minerales
los líquenes disuelven la carne arenosa
en abstracción lírica
como el jinete azul disuelve
la calma invariable del paisaje.
Hay quien dice que son una quimera
en el espinazo de las rocas,
colores cabalgando en un reino sin reino.

5-jinete-azul

El jinete azul (Der blaue reiter), Wassily Kandinsky (1903)

Los líquenes crustáceos son el grupo más numeroso. Fuertemente adheridos al sustrato y en muchos casos penetrándolo, tienen un crecimiento muy lento —unos pocos milímetros por año—. La mayoría son saxícolas (viven sobre la roca).
Para comprobar sus reacciones al espacio exterior, se envió a la Estación Espacial Internacional una maleta con organismos vivos, entre ellos líquenes, que no solo sobrevivieron durante 18 meses a la exposición directa al espacio, sino que de vuelta a la Tierra ‘despertaron’ y continuaron creciendo. La recuperación de su actividad biológica ha sido “sorprendente” y en algunos casos mostraron tasas fotosintéticas incluso superiores a las que poseían antes de su viaje espacial.

La vida secreta de los líquenes:

Esta entrada fue publicada originalmente en la sección de ciencia y poesía de Tam Tam Press

Emily Dickinson

emily dickinson 2

632

El cerebro -es más extenso que el cielo-
pon uno al lado del otro-
y lo contendrá
fácilmente- y a ti –también-

el cerebro es más profundo que el mar –
sostenlos -azul contra azul-
uno absorberá al otro-
como la esponja -al cubo-

El cerebro es justo el peso de Dios-
pésalos libra por libra-
se distinguirán -si es que se pueden distinguir-
como la sílaba del sonido-

632

The Brain—is wider than the Sky—
For—put them side by side—
The one the other will contain
With ease—and You—beside—

The Brain is deeper than the sea—
For—hold them—Blue to Blue—
The one the other will absorb—
As Sponges—Buckets—do—

The Brain is just the weight of God—
For—Heft them—Pound for Pound—
And they will differ—if they do—
As Syllable from Sound—

The brain

100  Una ciencia
Una ciencia –a la que los eruditos llaman,
“Anatomía Comparada”-
Porque con un único hueso-
Se revela el secreto
Del raro inquilino del molde
El resto pereció en la piedra-

Pero para el perspicaz ojo que se fija
La flor más humilde de aguamiel
Tras un día de invierno
Representa al oro
De la rosa y del lirio, numerosas,
e incontables mariposas.

A science

A science—so the Savants say,
“Comparative Anatomy”—
By which a single bone —
Is made a secret to unfold
Of some rare tenant of the mold,
Else perished in the stone—

So to the eye prospective led,
This meekest flower of the mead
Upon a winter’s day,
Stands representative in gold
Of Rose and Lily, manifold,
And countless Butterfly!

Emily Dickinson (10 de diciembre de 1830-15 de mayo de 1886,
Massachusetts, EEUU)

Lágrimas de sirena

lagrimas de sirena establopegaso

Cada kilómetro del océano contiene una media de 74.000 fragmentos de plástico. Las conocidas como ‘lágrimas de sirena’ son minúsculas bolas de este material – no alcanzan los cinco milímetros de diámetro– que se extienden por las aguas de todo el mundo y que se han convertido en una amenaza global.

Lágrimas de sirena

En el limbo de los giros oceánicos,
nuestro reino flotante, hermoso como la trucha arcoíris,
se derrama en lágrimas de sirena.
Tapones azul cobalto, botellas esmeralda,
bolsas brillantes con el color de la púrpura de Tiro…
vagan en las aguas del Mar del Desdén –entre las coordenadas
135 a 155 grados Oeste y 35 a 42 grados Norte–.
Un espejismo de confort duerme el sueño de los justos
en las aguas del Mar de la Indiferencia
–entre el paralelo 22 y 38 grados Norte–.
Atrapados en redes fantasmas
envases de champú verde nilo
chinelas havaianas magenta
bricks de zumo ámbar,
maromas azul glaciar…
pintan archipiélagos cubistas que tienden a lo abstracto,
desgranándose en prismas,
disolviendo colores en verdugos celestes,
en souvenirs cándidos, casi transparentes,
como las huevas de los peces, como la espuma,
como la piel de Moby-Dick.

La basura se concentra sobre todo en cinco de los giros oceánicos de la Tierra formando islas que, en contra de lo que se suele pensar, no son sólidas sino vertederos de sopa plástica formados por partículas que pueden llegar a ser muy pequeñas, incluso microscópicas. El plástico no se biodegrada, se fotodegrada desintegrándose en fragmentos cada vez más pequeños y, en esta forma, es todavía más peligroso, ya que los organismos planctónicos diminutos consumen las partículas y otros animales más grandes se alimentan de ellos, avanzando así en la cadena trófica. No es improbable que trocitos del bote de champú o de las chinelas havaianas puedan acabar en nuestra mesa.

Documental Océanos de Plástico:

Esta entrada fue publicada originalmente en la sección de ciencia y poesía de Tam-Tam Press

El poema fue leído por Enric Culat, director-presentador del magazín de ciència i mediambient “Balears fa Ciència” en IB3, con motivo del Día Mundial de la Poesía

Los vencejos

Tomlinson vencejos establoPegaso

Los vencejos
Los vencejos no cantan:
lo que saben hacer bien
es dormir en vuelo,
moviéndose siempre más y más alto
casi en su totalidad
su existencia es aérea, posándose
sólo en el nido, para poner los huevos,
criar a sus hijos y regresan
de nuevo a las rutas del aire
para enseñar
el arte del vuelo de alta velocidad
con las alas hacia atrás, en flecha,
y los cuerpos aerodinámicos:
cuando descienden los vencejos
no pueden posarse, se aferran
con sus uñas en forma de gancho
a las paredes y gatean
en lugares protegidos, en los huecos
de los aleros y las torres de las iglesias
donde pueden anidar. Los visitantes del verano
que siempre parecen a punto de salir
cuando finalmente lo hacen
chillan a centenares
que ha llegado la hora,
que les espera el sur,
que el que se retrase
sólo tendrá el frío para explorar
porque los apetitosos insectos
ya no estarán allí.

Charles Tomlinson,  (1927 – 2015) Audio The Complete Poems

Swifts Charles Tomlinson

Apus_apus_vencejo

 

Vencejos, “las aves de nunca parar”. Comen, beben, copulan y hasta duermen en el aire. Sólo reposan para incubar y alimentar a los pollos. El resto del año, 24 horas al día, vuelan y duermen a gran altura. Si cayesen al suelo no podrían levantarse. Como indica su nombre científico (Apus significa en griego ‘sin patas’), tienen tan atrofiadas las extremidades inferiores que es como si no existieran. Apenas pequeñas garras para colgarse unos segundos de riscos y paredes.

Fractales de Luis Zaror

FRACTALES_Luis Zaror

Ilustración de Jorge Gutiérrez Opazo

Fractal II
En la ecuación de los micelios
en la geometría del universo
voy de fractal en fractal,
quitándole al caos
su premeditada racionalidad
que se perturba
con el humo de un cigarrillo
o con un árbol
que se muere en Chiloé.

Fractal III
Me sumerjo en el caos,
en las ecuaciones que determinan
el vuelo de un insecto
o la velocidad de un electrón,
pues basta el rugido de un trueno
para abrir camino al viento
o el disparo de un conidio
para que se agite el universo.

Testigos
Para ver
más allá
del instante mismo de la creación,
cuando el vacío
entró en emergencia,
dialogando entre genes,
mucho antes de las palabras sonoras,
cuando el oculto fruto de la meiosis
dio origen al rocío de una flor
o a la ciudadela de los micelios,
todos estábamos allí.

Genoma I
Cuando te vuelves espiral,
cuando te pones la piel
las moléculas parlanchinas
crean el genoma de la palabra.
Genoma II
Leyendo,
combinando los códices
encontré mi ancestro
de aguas y desierto
de pájaros y amebas.

Electroencefalograma
Tus moléculas me hablan
con signos y símbolos
resultantes de nuestros actos
y de la alterada conciencia de ti misma,
y tu cuerpo
sentimiento vivo, me lo dice.
Aún así, compañera de siempre,
sigo esperando.

Presencia
Para estar
no es necesario detenerme,
ni capturar el vuelo del ave
en la caída de las cascadas.
Sólo me basta
la intención
de una mariposa,
el sueño de una avutarda,
el proyecto de una larva.

Luis Zaror, profesor de Microbiología de la Universidad Austral de Chile. Autor de numerosas publicaciones científicas. Miembro fundador del grupo Trilce.

luis zaror