Pinceladas de ciencia y poesía

Empezó con una entrevista sobre nanociencia y astrobiología al investigador Carlos Briones y al terminar, la poesía ‘todavía estaba allí’, entre el océano de Europa, la hipótesis mundo ARN  y LUCA, nuestro ancestro común.

EUROPA_carlos BRIONES

Tres poemas de Carlos Briones

Territorio fractal

L (h) µ h1-D

LEWIS FRY RICHARDSON

FRACTAL. adj. Sentido intuitivo: Que tiene
una forma –bien sea sumamente irregular,
bien sumamente fragmentada– que sigue
siendo la misma para cualquier escala a la
que se realice el examen

BENOÎT MANDELBROT

Cuando intente medir la línea de la costa
de Samos o de América
con tanta precisión como soñó el geómetra
–estadios, pies, pulgadas o cabellos–
sabré de las distancias infinitas
y del esfuerzo estéril.

Mas hoy está tu cuerpo entre mis manos
y es descubrirlo empresa del viajero.

Recorreré tus poros
no a la manera ausente del poeta
sino con el oficio del cartógrafo:
dibujando sus valles, arboledas,
las piedras del camino,
el musgo de las piedras
y los poros del musgo con sus valles.

Nunca terminarás.
Ni yo de atesorar tu geografía:
cada vez más en ti,
cada paso más lejos de alcanzarte.

Publicado en el libro “Memoria de la luz” (DVD Ediciones, Barcelona 2002)

 Alchimie du verbe

Esencias
fugaces
como sombras o música
que perfilan de forma la materia
sin ser,
al fin,
apenas más que notas,
apenas más que gotas,
en la atmósfera cóncava del mundo.

Surgir
con lentitud violenta
de un desamor que estalla en cada instante,
colapsando de nuevo tantas veces
como vuelve a la tierra el que ha probado el aire,
como retorna al agua quien ha tentado al fuego.

Madurando la dicha de ser tan solo espíritu,
olvidando colores,
sinónimos y lastres,
aprender a volar.

Acariciar un cielo de belleza desnuda
y, en sincopado afán de poseerlo,
fundirse en él, lograr
la transparencia.

Adentrarse, fragancias, melodías,
en la espiral oculta
de la existencia efímera.

Publicado en el libro “De donde estás ausente” (Ed. Hiperión, Madrid, 1993)

rosetta

PHILAE

Eres lo que soñaban
los primates que alzaron la cabeza
para mirar al cielo,
el fruto de su sed, de sus preguntas.

Encontraste la roca perseguida,
ese núcleo desnudo
del cometa:
sobre el fondo sin nombre del espacio
un perfil desgarrado recortándose
como un grito en la noche.

Has dudado al tocar su piel primera,
las huellas de aquel tiempo detenido
que atesora la luz de la memoria.

Tras diez años de frío y de silencio,
a quinientos millones de kilómetros
llegas
para decirnos
lo que somos.

Publicado en el portal naukas.com (http://naukas.com/2014/11/15/philae/) el 15 de noviembre de 2014, tres días después de que la sonda Philae se desprendiera de la nave Rosetta y se posara sobre el cometa 67P/Churyumov–Gerasimenko.

Entrevista que dio origen a esta entrada

nanociencia

Carlos Briones Llorente es Científico Titular del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en el Centro de Astrobiología (CSIC-INTA, asociado al NASA Astrobiology Institute). Sus intereses científicos se centran en el origen y evolución temprana de la vida, la genética de virus RNA y el desarrollo de biosensores. Posee amplia experiencia en comunicación de la ciencia y es coautor de dos libros de divulgación científica. En el campo de la literatura ha cultivado la poesía y el relato corto, siendo autor de los poemarios De donde estás ausente (Hiperión, Madrid, 1993), con el que obtuvo el VIII Premio de Poesía Hiperión, y Memoria de la luz (DVD Ediciones, Barcelona, 2002). Sus poemas han aparecido en numerosas antologías y revistas literarias desde 1990. Participa en diversas iniciativas que buscan conectar la ciencia y las humanidades, dentro del ámbito de la Tercera Cultura.

Anuncios

Curiosidade

curiosidade_estibaliz_espinosa.

 

::dopamina:: procrastinando::
El circuito de recompensas del cerebro a un paso de saber la respuesta. Es ahí donde sientes el tirón gravitatorio. La dopamina. Antes que tú, ya otras habían armado con el hastío fuegos artificiales en su encéfalo. Un pie en Pangea y el otro en un link sobre la flotabilidad a gas de un Nautilus.

Una mano en los labios y otra a ras de un coleóptero que admira la rotación celeste. Un ojo en el telescopio. Otro en prisma de camaleón para leer esto. De la lengua de ese camaleón a la de la orquídea Serapias lingua…Ya no sabes ni qué tenías que hacer en esta mañana ambarina.

La leche se sale por fuera, caen manzanas de puro aburrimiento
coliflor con orejas, grelos sin peinar
y la yurta sin barrer.

Te rodean manuscritos de neutrinos
ni demasiado cerca ni demasiado lejos:
a la distancia justa como para un espontáneo: «Y qué rayos es?»

La constelación más hermosa es la que une las neuronas de esa niña con el polen que acaba de soplar
rumbo a por ahí
ni demasiado cerca ni demasiado lejos.

Estigmas de oro de la curiosidad.
La dopamina de saber un poco más.
Perder la forma humana.

Estíbaliz…Espinosa, Curiosidade, traducción al castellano de la autora.

::dopamina:: procrastinación::

O circuíto de recompensas do cerebro a un paso de saber a resposta.
AÍ é onde notas o tirón gravitatorio. A dopamina. Antes ca ti, outros xa
Arrellaran co el fastío fogos de artificio no encéfalo. Un pé en Panxea e o outro nun link sobre a flotabilidade a gas dun Nautilus.

Unha man nos labios e outra a ras dun coleóptero que admira a rotación celeste. Un ollo no telescopio. Outro en prisma de camaleón para ler isto.
Da lingua dese camaleón a da orquídea Serapias lingua… Xa non sabes nin o que tiñas que facer nesta mañá ambariña.

O leite sáese por fora, caen manzás de puro aburrimiento
coliflor con orellas, grelos sin peitear
e a iurta sin varrer.

Rodeánte manuscritos de neutrinos
nin demasiado preto nin demasiado lonxe:
á la distancia xusta como para un espontáneo: «E qué raio é?»

A constelación máis fermosa é a que une as neuronas de esa nena co pole que acaba de soprar
rumbo a por aí
nin demasiado preto nin demasiado lonxe.

Estigmas de ouro da curiosidade.
A dopamina de saber un pouco máis.
Perder a forma humana.

Estíbaliz…Espinosa, Curiosidade, 2017

estibalizespinosa

Estíbaliz Espinosa Río
Autora de 6 libros de poesía, publica tamén relato curto e ensaio con enfoque nunha cultura única: a simbiose entre a Ciencia e as Humanidades, así como a constelación que forman palabra, ciencia, muller e tecnoloxía.

El amor y la corteza del tiempo

carson McCullers

El amor y la corteza del tiempo

¿Cuál es el momento en el que el hombre debe ser tan consciente?:
Se ha calculado la edad de la tierra en 500 mil millones de años,
admitiendo unos cien mil millones como margen de error
y el hombre que ha evolucionado apenas medio millón de años de conciencia, penumbra y terror
solo un parpadeo de la eternidad nos separa de la bestia ignorante
¿estamos tan lejos del helecho, la rosa o la levadura esencial?

De hecho, en estos eones de luz, ¿cuál es la distancia
del animal a la estrella de la tarde?

Olvídese del tiempo por un momento y fije la mirada en la eternidad
hacia atrás o hacia adelante es lo mismo
ya sea Mozart o el cocinero de menús con una enfermedad
salvo que las luminarias alteren sus ejes
excepto que prefiramos ser Mozart, queremos permanecer el mayor tiempo posible, irradiar, cantar
aunque en la eternidad puede que sea lo mismo.

En el divino cosmos según el informe
nada expira, no se pierde ningún gen
después de que siglos hayan entrado en juego
que con tiempo dirigirá la línea.

Aquéllos que encuentran un poco más difícil el vivir
y en consecuencia viven más difícilmente,
como el gen que lucha en el fondo oceánico
predestinan células voluntarias que dan
el giro evolutivo a los peces, luego a las bestias
con un cerebro que se multiplica y domina las fiestas de la tierra.
De la maleza al dinosaurio a través de las periferias de las estrellas
desde la estrella más lejana en peligro en la cáscara del tiempo
¿cuánto hasta el núcleo del amor en la mente humana?

Carson McCullers (Columbus, Georgia; 19 de febrero de 1917 – Nyack, Nueva York; 29 de septiembre de 1967)

Love And The Rind Of Time

What is Time that man should be so mindful:
The earth is aged 500 thousand millions of years,
Allowing some hundred thousand millions of margin for error
And man evolving a mere half-million years of consciousness,
twilight and terror
Only a flicker of eternity divides us from unknowing beast
And how far are we from the fern, the rose, essential yeast?

Indeed in these light aeons how far
From animal to evening star?

Skip time for now and fix the eye upon eternity
Eye gazing backward or forward it is the same
Whether Mozart or short-order cook with an infirmity
Except the illuminations alter their shafts
Except we would rather be Mozart, we want to last as long as
Possible, to radiate, to sing
Although in eternity it may be the same thing.

In God’s cosmos according to report
Nothing lapses, no gene is lost
After centuries may bustle in the sport
Which will in time command the line.

Those who find it a little harder to live
And therefore live a little harder,
As struggling gene in oceanic plant
Predestine voluntary cells that give
The evolutionary turn to fish, then beast
With multiplying brain that dominates earth’s feasts.
From weed to dinosaur through the peripheries of stars
From furtherest star imperiled on the rind of time,
How long to core of love in human mind?

The Mortgaged Heart, ed. Margarita G. Smith. Boston

mortgaged heart

The Mortgaged Heart, ed. Margarita G. Smith. Boston

A la ciencia de Allan Poe

edgar-allan-poe-image

A la ciencia, soneto

¡Oh Ciencia! tu eres la verdadera hija del
viejo tiempo, tu, cuya mirada indiscreta transforma
todas las cosas! ¿Por qué haces tu presa
del corazón del poeta, oh buitre, cuyas alas son
las sombrías realidades? ¿Cómo podría él
amarte? Como te creería sabia si no has
querido dejarlo vagar en sus ensueños en busca
de tesoros en el seno de los cielos constelados,
por más de que hasta allí subiera con ala intrépida?
¿No has arrancado Diana a su carro,
y obligado a las hamadriadas de la selva a buscar
un asilo en alguna otra estrella más feliz?
¿No has sacado a la náyade de su ola, al elfo de
su pradera verde y a mí mismo no me has arrebatado
mi sueño estival bajo los tamarindos?

To Science

Science! true daughter of Old Time thou art!
Who alterest all things with thy peering eyes.
Why preyest thou thus upon the poet’s heart,
Vulture, whose wings are dull realities?
How should he love thee? or how deem thee wise,
Who wouldst not leave him in his wandering
To seek for treasure in the jewelled skies,
Albeit he soared with an undaunted wing?
Hast thou not dragged Diana from her car,
And driven the Hamadryad from the wood
To seek a shelter in some happier star?
Hast thou not torn the Naiad from her flood,
The Elfin from the green grass, and from me
The summer dream beneath the tamarind tree?

The Complete Poems and Stories of Edgar Allan Poe

Solo Euclides

edna-st-vincent-millay

Solo Euclides

Solo Euclides ha contemplado la belleza desnuda.
Que todos los que presumen de belleza callen,
y se inclinen sobre la tierra
para reflexionar sobre sí mismos, al tiempo que miran
la nada, intrincadamente, dibujada en ninguna parte
en formas de linaje cambiando; dejad que los gansos
graznen y silben, porque los héroes buscan la liberación
de la polvorienta esclavitud en el aire luminoso.
Oh cegadora hora, Oh sagrado y temido día,
cuando por primera vez el rayo iluminó su visión
diseccionando la luz de las formas! Solo Euclides
ha contemplado la belleza desnuda. Afortunados los que,
solo de vez en cuando, aunque más tarde se hayan alejado,
escucharon su enorme sandalia golpear contra la piedra.

Edna St. Vincent Millay (1892 – 1950)

Euclid Alone

Euclid alone has looked on Beauty bare.
Let all who prate of Beauty hold their peace,
And lay them prone upon the earth and cease
To ponder on themselves, the while they stare
At nothing, intricately drawn nowhere
In shapes of shifting lineage; let geese
Gabble and hiss, but heroes seek release
From dusty bondage into luminous air.
O blinding hour, O holy, terrible day,
When first the shaft into his vision shone
Of light anatomized! Euclid alone
Has looked on Beauty bare. Fortunate they
Who, though once only and then but far away,
Have heard her massive sandal set on stone.

Edna St. Vincent Millay,  Collected Poems

Edna fue poeta, dramaturga y feminista. En 1923 ganó el Premio Pulitzer de Poesía por “The Ballad of the Harp-Weaver”, convirtiéndose en la tercera mujer galardonada con este premio y la primera en recibirlo con ese nombre.

edna-st-vincent-millay2

La gata de Schrödinger

La paradoja del gato de Schrödinger es un experimento imaginario concebido en 1935 por el físico Erwin Schrödinger para ilustrar uno de los aspectos más contraintuitivos de la mecánica cuántica, la superposición.

SCHRODINGERCAT

La gatita de Schrödinger

contempla el firmamento y parpadea

¿creerá que si no mira desaparecen las estrellas?

o, simplemente, busca confirmar que está viva.

Ronronea, moviendo lentamente la cabeza,

todo tiene naturaleza dual y ella

podría ser parte o no de una paradoja.

Pero Erwin la ha elegido ‘minina cuántica’

y se entretiene arañando ecuaciones,

quizás ahueca las probabilidades

de ahuyentar a la muerte

enredándolas en ovillos de lana.

Con un cierto desdén, la princesa se atusa,

vigila el infinito,

estimando la posibilidad de conocer

la posición y el momento de una mota de polvo.

Aunque para experimentos exóticos

ella adora las cajas,

limitan su universo,

como todos los espacio clandestinos,

y son óptimas para conjeturar

sobre el comportamiento del átomo.

Humedece las patas, extiende los bigotes,

ignorando la interpretación de Copenhague,

intuye que en algún punto,

entre las moléculas y el canto del mirlo,

debe estar la salida.

Según este experimento, se introducía un gato en una caja de acero junto a una mínima dosis de material radiactivo. La cantidad era tan pequeña que solo existía un 50% de posibilidades de que durante la hora siguiente uno de los átomos decayese; si esto ocurría, se activaría un mecanismo que llenaría la caja de un gas tóxico que provocaría la muerte del gato.
De acuerdo con los principios de la mecánica cuántica, durante el tiempo del experimento, el gato está en una superposición, vivo y muerto al mismo tiempo. Sin embargo, esa circunstancia cambiaría cuando abriésemos la caja para mirar lo que pasa en su interior, ya que en ese momento, volveríamos a la realidad de la física clásica, y el gato estaría o vivo o muerto.
Hace unos meses, investigadores de la Universidad de Yale, en EE.UU., revolucionaron la famosa paradoja demostrando que ‘el felino’ puede estar a la vez vivo y muerto y encontrarse en dos lugares al mismo tiempo.
Tomaron dos recipientes separados y utilizaron ondas de luz de tal manera que solo una longitud de onda podía existir en el recipiente en un momento determinado, proporcionando así dos espacios separados de idénticas características. Los espacios, por su parte, estaban conectados por un corriente superconductor y en su interior se colocaron fotones. Como resultado, los investigadores fueron capaces de proporcionar a los fotones dos estados (como los del gato, vivo y muerto) y observar el mismo estado de fotones en el otro recipiente.
“Con esta arquitectura, somos capaces de introducir un ‘gato’ hecho de fotones de microondas confinadas, que se propaga a través de ambas cajas”, explican los investigadores. “Como tal, su estado en cada cavidad está muy entrelazado con el de la otra, y no se puede describir por separado. Su destino es desconocido para nosotros a menos que abramos las dos cajas a la vez”. Es decir, el gato solo está vivo y muerto en las dos cajas al mismo tiempo, nunca si una de ellas se abre.
“Hemos creado una situación nueva y más exótica para el gato de Schrödinger (con un ‘tamaño’ de momento de hasta 80 fotones), una superposición de estados coherentes de luz que viven y mueren en dos sitios al mismo tiempo”, concluyen.

gatita RUNA

La gata de Schrödinger fue publicada originalmente en TAM TAM PRESS

 

Después de leer un manual de física moderna para niños

auden

W. H. Auden

Después de leer un manual de física moderna para niños
Si fuera cierto todo lo que sabe
un físico experimentado sobre la verdad,
entonces cualquier persona,
por mucha inutilidad y suciedad
que haya en nuestro mundo cotidiano,
lo tiene mucho mejor en la vida
que las Grandes Nebulosas
y que los átomos de nuestro cerebro.

El matrimonio casi nunca es perfecto,
pero seguro que debe ser peor
viajar como las partículas
a miles de millas por segundo
por un universo
en el que el beso de tu amante
o bien no se notaría
o bien te rompería el cuello.

Aunque esa cara que veo
cuando me afeito sea cruel
porque año tras año rechaza
a un pretendiente que envejece,
al menos, gracias a Dios, tiene
bastante masa para no deshacerse
y transformarse en una sopa indefinida
que está parcialmente en otro sitio.

Nuestros ojos prefieren
que un lugar habitable
tenga una perspectiva geocéntrica,
que los arquitectos construyan
un sencillo espacio euclidiano:
son mitos agotados, pero ¿quién
estaría como en casa sentado en una silla
que no para de expandirse?

Esta pasión de nuestra especie
por el descubrimiento,
es un hecho casi incuestionable,
pero disfrutaría más
si supiera con mayor claridad
para qué queremos el conocimiento,
y si tuviera la seguridad de que la mente
todavía es libre para saber si quiere saber.

Al parecer esto ya se ha decidido
de una vez por todas,
y ya descubriremos más adelante
si nuestro interés por las magnitudes
extremas puede dar lugar a una
criatura de tamaño mediano,
o si resulta racional en definitiva
hacer política con la Naturaleza.

W. H. Auden (EEUU, 1907-1973) archivo de audio del poema

 

After Reading a Child’s Guide to Modern Physics
If all a top physicist knows
About the Truth be true,
Then, for all the so-and-so’s,
Futility and grime,
Our common world contains,
We have a better time
Than the Greater Nebulae do,
Or the atoms in our brains.

Marriage is rarely bliss
But, surely it would be worse
As particles to pelt
At thousands of miles per sec
About a universe
Wherein a lover’s kiss
Would either not be felt
Or break the loved one’s neck.

Though the face at which I stare
While shaving it be cruel
For, year after year, it repels
An ageing suitor, it has,
Thank God, sufficient mass
To be altogether there,
Not an indeterminate gruel
Which is partly somewhere else.

Our eyes prefer to suppose
That a habitable place
Has a geocentric view,
That architects enclose
A quiet Euclidian space:
Exploded myths – but who
Could feel at home astraddle
An ever expanding saddle?

This passion of our kind
For the process of finding out
Is a fact one can hardly doubt,
But I would rejoice in it more
If I knew more clearly what
We wanted the knowledge for,
Felt certain still that the mind
Is free to know or not.

It has chosen once, it seems,
And whether our concern
For magnitude’s extremes
Really become a creature
Who comes in a median size,
Or politicizing Nature
Be altogether wise,
Is something we shall learn.