Ecstasy de Hedy Lamarr

hedy-lamar

Ecstasy

It began, as it will, in privacy,
Hedy Lamarr, right hand on the ivory keys,
an octave below her, George Antheil, slim
on a leather bench. He was playing a riff.
She followed. Again, then again, impulse
and echo, call and response, and Look,
she whispered, we are talking in code,
our sweet locution seamless, unbreakable.

And just what the nation needed-they knew-
a secret-spun articulation, a ciphered
téte-à-téte. It was 1942,
radio signals simple and jammable.
Here was the answer: a ticking riff,
electric, magnetic, hopping the frequencies,
tapping its glossy fingertips
down a slumped torpedo’s salty flank.

Out through the century its spectrum spread,
battlefield to microchip, a million million
cryptic trysts-while Lamarr with her patent,
her prize, met in darkness her flickering other.
Emulsion and light, she was less than a girl,
onion-skin thin on a waxy screen.

And desire’s perfect complement:
weightless, ageless, a film on the upturned eye.

How innocent her image then, as out through
the century’s cone-lit rooms, a nation sank
into velvet chairs. Then call and response,
synapse and blush, and Look, she whispered,
there is nothing between us-until nothing
stopped her airy touch, and nothing
stirred, and nothing cast its rhythmic clicks
high in the darkness above them.

El poema Ectasy de Linda Bierds aparece en su libro First Hand
first-hand

En 1942, cuando el mundo estaba en guerra y las imágenes de Hedy Lamarr llenaban las pantallas, la actriz desarrolló, junto con el compositor George Antheil, un sistema de comunicaciones por radio que no podía ser interceptado por el enemigo, pues cambiaba constantemente de frecuencia. Crearon una primera versión del denominado espectro ensanchado, que se utiliza en diferentes sistemas de telecomunicaciones.
linda-bierds

Linda Bierds es poeta y profesora de inglés y de escritura creativa en la Universidad de Washington, autora entre otras obras de First Hand

Éxtasis

Comenzó, como suele pasar, en la intimidad,
Hedy Lamarr, la mano derecha sobre las teclas de marfil,
una octava por debajo de ella, George Antheil, delgado
en un banco de cuero. Estaba tocando un riff.
Ella siguió. Una y otra vez más, el impulso
y el eco, llamada y respuesta, y mira,
susurró, -estamos hablando en clave,
nuestro dulce idioma transparente, inalterable.

Justo lo que la nación necesita -lo sabían-
una comunicación secreta, un cifrado
tête-à-tête. Era 1942,
señales de radio simples y bloqueables.
Aquí estaba la respuesta: un riff tictac,
eléctrico, magnético, saltando las frecuencias,
tocando sus dedos brillantes
por el flanco salado de un torpedo hundido.

A lo largo del siglo su espectro se expandió,
del campo de batalla al microchip, un millón de millones
de citas crípticas, mientras Lamarr con su patente,
su premio, se reunió en la oscuridad con otro parpadeo.
Emulsión y luz, tan solo era una niña,
piel de cebolla fina sobre una pantalla de cera.

Y el complemento perfecto del deseo:
sin peso, sin edad, una película sobre el ojo entornado.

Qué inocente es entonces su imagen, ya que a través de
salas de cono iluminado del siglo, una nación se hundió
en sillas de terciopelo. Luego llamada y respuesta,
sinapsis y sonrojo, y mira, ella susurró:
no hay nada entre nosotros, hasta que nada
detuvo su toque aireado, y nada
se agita, y nada emite sus clics rítmicos
un alto en la oscuridad sobre ellos.

Nexus-6 FAB21416 perfila el infinito alrededor de los ojos

Pris nexus

Nexus-6 FAB21416 perfila el infinito alrededor de los ojos

Pris: N6FAB21416 (Nexus-6, Femenino, Nivel físico A, Nivel mental B, Fecha de fabricación 2/14/16).
El ocho de los ojos de Priscilla Stratton
se tambalea,
duerme con el infinito
soñando en rótulos de neón ovejas eléctricas.
Vendrán nieves suaves
y se fundirán en la cuenca de Newton.
Vendrán lluvias suaves
titilando en los carteles luminosos
como luciérnagas cósmicas.
Pero el agua siempre se inclina a la tristeza,
la mirada oblicua de las maquinas melancólicas
vislumbra topografías de otros mundos
en anuncios de Coca Cola que semejan nebulosas.
La ciudad de Los Ángeles ronronea zalamera y salvaje,
y, en el iris de Nexus- 6 FAB21416,
Tyrell Corporation detecta huellas de líneas espectrales,
letras enlazadas como tenues filamentos galácticos,
espirales tipográficas de fuentes
que no se ajustan exactamente a la Spencerian Script.
Una mujer pálida, como el queso de luna,
sonríe desde la fachada,
mientras Los Ángeles asoma la garra,
arrancando fechas a corderos fluorescentes
hibernados junto al santo del día.
La lluvia es un pasajero sin memoria
que predice el comportamiento de las lágrimas,
Pris perfila de nuevo el infinito alrededor de los ojos,
el recuerdo es inerte
y el parpadeo sigue la regla del octeto,
organizándose como los gases nobles.

ojo

Una forma muy avanzada de detector de mentiras que mide contracciones del músculo del iris y la presencia de partículas invisibles flotantes emitidas por el cuerpo. El fuelle fue diseñado para esta última función y le da a la máquina el aire amenazante de un insecto siniestro. La VK se usa principalmente por los Blade Runners para determinar si un sospechoso es verdaderamente humano al medir el grado de empatía de sus respuestas a través de preguntas y declaraciones cuidadosamente fraseadas.

Descripción del manual de prensa original de 1982 de Blade Runner.