Materia oscura y energía oscura

verarubinandromeda
Poema de Alicia Ostriker dedicado a la astrofísica Vera Rubin.

Materia oscura y energía oscura

Mi marido dice que la materia oscura es una realidad
no solo una teoría inventada por computadoras adolescentes
puede probar que existe y está en todas partes

formando halos invisibles alrededor de todo
y de alguna manera debido a la gravedad
sosteniendo todo libremente unido

la forma en que un niño quiere escapar de sus padres
y no quiere … ¿qué es eso?
no sabemos lo que es pero sabemos que es real

la forma afectuosa en que nuestros padres y madres
siguieron con furia órbitas fijas alrededor
uno del otro como ratones en una pista

la manera en que cada átomo humano y cada átomo
corre a través del espacio envuelto en su invisible
halo, esta gran sombra, es la oscura materia oscura

amor, mientras que las galaxias
en la riqueza de sus feroces burbujas protectoras

se miran una a la otra
incapaz de cesar
orgullosamente
retrocediendo

dark-matter

Dark Matter and Dark Energy de Alicia Ostriker (New York, 1937)

Para conocer más de Vera Rubín y su trabajo ‘embárcate’ con AstroChat en su misión dedicada a la astrofísica.

verarubinastrochat

Vera Rubin, que hizo visible la materia oscura galáctica y fue pionera en medir la rotación de las estrellas dentro de una galaxia, falleció el 25 de diciembre de 2016. Incomprensible que a esta mujer no le concedieran el Nobel de Física

Anuncios

La gata de Schrödinger

La paradoja del gato de Schrödinger es un experimento imaginario concebido en 1935 por el físico Erwin Schrödinger para ilustrar uno de los aspectos más contraintuitivos de la mecánica cuántica, la superposición.

SCHRODINGERCAT

La gatita de Schrödinger

contempla el firmamento y parpadea

¿creerá que si no mira desaparecen las estrellas?

o, simplemente, busca confirmar que está viva.

Ronronea, moviendo lentamente la cabeza,

todo tiene naturaleza dual y ella

podría ser parte o no de una paradoja.

Pero Erwin la ha elegido ‘minina cuántica’

y se entretiene arañando ecuaciones,

quizás ahueca las probabilidades

de ahuyentar a la muerte

enredándolas en ovillos de lana.

Con un cierto desdén, la princesa se atusa,

vigila el infinito,

estimando la posibilidad de conocer

la posición y el momento de una mota de polvo.

Aunque para experimentos exóticos

ella adora las cajas,

limitan su universo,

como todos los espacio clandestinos,

y son óptimas para conjeturar

sobre el comportamiento del átomo.

Humedece las patas, extiende los bigotes,

ignorando la interpretación de Copenhague,

intuye que en algún punto,

entre las moléculas y el canto del mirlo,

debe estar la salida.

Según este experimento, se introducía un gato en una caja de acero junto a una mínima dosis de material radiactivo. La cantidad era tan pequeña que solo existía un 50% de posibilidades de que durante la hora siguiente uno de los átomos decayese; si esto ocurría, se activaría un mecanismo que llenaría la caja de un gas tóxico que provocaría la muerte del gato.
De acuerdo con los principios de la mecánica cuántica, durante el tiempo del experimento, el gato está en una superposición, vivo y muerto al mismo tiempo. Sin embargo, esa circunstancia cambiaría cuando abriésemos la caja para mirar lo que pasa en su interior, ya que en ese momento, volveríamos a la realidad de la física clásica, y el gato estaría o vivo o muerto.
Hace unos meses, investigadores de la Universidad de Yale, en EE.UU., revolucionaron la famosa paradoja demostrando que ‘el felino’ puede estar a la vez vivo y muerto y encontrarse en dos lugares al mismo tiempo.
Tomaron dos recipientes separados y utilizaron ondas de luz de tal manera que solo una longitud de onda podía existir en el recipiente en un momento determinado, proporcionando así dos espacios separados de idénticas características. Los espacios, por su parte, estaban conectados por un corriente superconductor y en su interior se colocaron fotones. Como resultado, los investigadores fueron capaces de proporcionar a los fotones dos estados (como los del gato, vivo y muerto) y observar el mismo estado de fotones en el otro recipiente.
“Con esta arquitectura, somos capaces de introducir un ‘gato’ hecho de fotones de microondas confinadas, que se propaga a través de ambas cajas”, explican los investigadores. “Como tal, su estado en cada cavidad está muy entrelazado con el de la otra, y no se puede describir por separado. Su destino es desconocido para nosotros a menos que abramos las dos cajas a la vez”. Es decir, el gato solo está vivo y muerto en las dos cajas al mismo tiempo, nunca si una de ellas se abre.
“Hemos creado una situación nueva y más exótica para el gato de Schrödinger (con un ‘tamaño’ de momento de hasta 80 fotones), una superposición de estados coherentes de luz que viven y mueren en dos sitios al mismo tiempo”, concluyen.

gatita RUNA

La gata de Schrödinger fue publicada originalmente en TAM TAM PRESS

 

Después de leer un manual de física moderna para niños

auden

W. H. Auden

Después de leer un manual de física moderna para niños
Si fuera cierto todo lo que sabe
un físico experimentado sobre la verdad,
entonces cualquier persona,
por mucha inutilidad y suciedad
que haya en nuestro mundo cotidiano,
lo tiene mucho mejor en la vida
que las Grandes Nebulosas
y que los átomos de nuestro cerebro.

El matrimonio casi nunca es perfecto,
pero seguro que debe ser peor
viajar como las partículas
a miles de millas por segundo
por un universo
en el que el beso de tu amante
o bien no se notaría
o bien te rompería el cuello.

Aunque esa cara que veo
cuando me afeito sea cruel
porque año tras año rechaza
a un pretendiente que envejece,
al menos, gracias a Dios, tiene
bastante masa para no deshacerse
y transformarse en una sopa indefinida
que está parcialmente en otro sitio.

Nuestros ojos prefieren
que un lugar habitable
tenga una perspectiva geocéntrica,
que los arquitectos construyan
un sencillo espacio euclidiano:
son mitos agotados, pero ¿quién
estaría como en casa sentado en una silla
que no para de expandirse?

Esta pasión de nuestra especie
por el descubrimiento,
es un hecho casi incuestionable,
pero disfrutaría más
si supiera con mayor claridad
para qué queremos el conocimiento,
y si tuviera la seguridad de que la mente
todavía es libre para saber si quiere saber.

Al parecer esto ya se ha decidido
de una vez por todas,
y ya descubriremos más adelante
si nuestro interés por las magnitudes
extremas puede dar lugar a una
criatura de tamaño mediano,
o si resulta racional en definitiva
hacer política con la Naturaleza.

W. H. Auden (EEUU, 1907-1973) archivo de audio del poema

 

After Reading a Child’s Guide to Modern Physics
If all a top physicist knows
About the Truth be true,
Then, for all the so-and-so’s,
Futility and grime,
Our common world contains,
We have a better time
Than the Greater Nebulae do,
Or the atoms in our brains.

Marriage is rarely bliss
But, surely it would be worse
As particles to pelt
At thousands of miles per sec
About a universe
Wherein a lover’s kiss
Would either not be felt
Or break the loved one’s neck.

Though the face at which I stare
While shaving it be cruel
For, year after year, it repels
An ageing suitor, it has,
Thank God, sufficient mass
To be altogether there,
Not an indeterminate gruel
Which is partly somewhere else.

Our eyes prefer to suppose
That a habitable place
Has a geocentric view,
That architects enclose
A quiet Euclidian space:
Exploded myths – but who
Could feel at home astraddle
An ever expanding saddle?

This passion of our kind
For the process of finding out
Is a fact one can hardly doubt,
But I would rejoice in it more
If I knew more clearly what
We wanted the knowledge for,
Felt certain still that the mind
Is free to know or not.

It has chosen once, it seems,
And whether our concern
For magnitude’s extremes
Really become a creature
Who comes in a median size,
Or politicizing Nature
Be altogether wise,
Is something we shall learn.

Números de Feigenbaum 4.6692016090

constantes de Feigenbaum

4.6692016090

Me siento extrañamente atraído por la idea de que los
números de Feigenbaum
podrían traer un orden no lineal a mi vida. La manera
en la que manos y muslos sudan en el momento del desayuno
mi reloj comienza caótico -Yo lo llamo mi efecto mariposa-
Las marmotas suspirarían con alivio ocasional
en los grados de libertad de sus propios días
dentro de los días
¿Has notado cómo los árboles jóvenes se sienten aliviados
de la elección de crecimiento al azar de las ramas en ciernes
y como nuestras venas toman generosamente el sol en la creencia
de la libre voluntad, ciegas a las probabilidades asignadas de Poincaré
en la búsqueda infinita de luz y vida? La vida
tal como la conocemos colgada en una ley de potencia y bailes
en las puntas tenues del árbol de la tierra donde se retuerce constantemente
y alimenta las fuerzas numéricas inevitables de su interior.
Tal vez Mandelbrot tenía razón al definir la superficie de un fractal
como un viaje, dentro de los límites establecidos, verdaderamente infinito.

Lew Watts Lessons for Tangueros

4.6692016090
I am strangely attracted to the thought that the
Feigenbaum Constant
could bring non-linear order to my life. The way
my hands and thighs sweat at breakfast the instant
my chaotic clock starts – I call it my butterfly
effect – groundhogs would sigh with causal relief
at the degrees of freedom of their own days
within days
Have you ever noticed how young trees are relieved
of the choice of growth by randomly budding branches
and veins, like our own, handsomely basking in the belief
of free will, blind to Poincare’s mapped chances
in the endless search for light and life? Life
as we know it hangs on a power law and dances
at the tenuous tips of earth’s tree where it constantly writhes
and feeds inevitable numerical forces within it.
Perhaps Mandelbrot was right that a fractal’s surface defines
a journey, within set boundaries, that is truly infinite.

Los números o constantes de Feigenbaum son dos números reales descubiertos por el matemático y físico Mitchell Feigenbaum en 1975. Ambos expresan cocientes que aparecen en los diagramas de bifurcación de la teoría del caos.
En matemáticas, algunos mapas con un único parámetro lineal exhiben aparentemente un comportamiento aleatorio conocido como caos, cuando el parámetro se encuentra dentro una región. A medida que el parámetro se acerca hacia esta región, el mapa sufre una bifurcación a valores precisos del parámetro. En la primera bifurcación hay un punto estable, después una oscilación entre dos valores, después entre cuatro valores y así sucesivamente.
En 1975, Feigenbaum descubrió que la proporción de la diferencia entre los valores en que estos sucesivos períodos de duplicación bifurcación se producen, tiende a un valor constante, aproximadamente de 4.6692… Posteriormente, obtuvo una demostración matemática de este hecho y luego puso de manifiesto que con la misma constante matemática se produce el mismo comportamiento antes del inicio del caos para una amplia clase de funciones matemáticas. Por primera vez, este resultado universal permitió a los matemáticos dar los primeros pasos hacia el entendimiento del comportamiento aparentemente “aleatorio” de los de sistemas caóticos. Esta “proporción de convergencia” es conocida como la primera constante de Feigenbaum.

Poder

marie

Poder

Vida en los sedimentos de tierra de nuestra historia
Hoy una excavadora sacó a la luz de un flanco de tierra desmoronada
una botella color ámbar perfecta con un remedio
centenario para la fiebre o un tónico para la melancolía
para vivir en esta tierra en los inviernos de este clima.

Hoy leía sobre Marie Curie:
debe haber sabido que enfermaba de radiación
su cuerpo bombardeado durante años por el elemento
que ella misma había purificado.
Parece que negó hasta el final
el origen de las cataratas de los ojos
de la piel agrietada y supurante de las yemas de los dedos
hasta que ya no pudo sostener un tubo de ensayo o un lápiz.
Murió como mujer famosa negando
sus heridas
negando
que sus heridas provenían de la misma fuente que su poder.

Adrienne Rich (1929 – 2012)

Power – Poem by Adrienne Rich en inglés.

Marie Curie sufrió una anemia perniciosa causada por las largas exposiciones a la radiación. Falleció el 4 de julio de 1934 en la Alta Saboya. Vídeo sobre la radioactividad

 

 

 

 

Sirio y la máquina de H. G. Wells

sirio establoPegasovilano en la noche estrellada

El año luz es una medida de longitud —la distancia que recorre la luz en un año—. Cuando decimos que Sirio está a 8,6 años luz, significa que la luz que proviene de ella ha tardado ese tiempo en llegar a nuestros ojos nosotros. El brillo de las estrellas que vemos nos lleva al pasado del Universo.

Sirio brilla en el cielo a 8,6 años luz

Sirio brilla en el cielo nocturno,
a una distancia de 8,6 años luz,
sus fotones atraviesan el espacio
y mi retina, como la máquina de H. G. Wells,
viaja al firmamento de ocho años atrás,
cuando la estrella de Lehman Brothers todavía no había colapsado,
y Fukushima aún era una ‘isla afortunada’.
El nervio óptico conduce las partículas de luz
desde la constelación del Can Mayor a mi conciencia,
en el trayecto el templo de Bel, en Palmira, ha sido destruido.
Rodeada de miles de destellos
interpreto la noche estrellada
creando un universo sin fisuras,
en el que lo que imagino, existe.
Y encadenando las señales de luz,
casi hasta el infinito,
en una secuencia que va más allá el límite del ojo.
El viento mece la hierba cana, arrastra los vilanos,
tenues filamentos galácticos suspendidos como sílfides
en el límite de lo transparente a la luz ultravioleta.
Contemplo un resplandor que ya fue,
este destello de Sirio
coincide con la violenta explosión de la supernova 2006gy
detectada por el telescopio Chandra X-Ray
y que ocurrió en la constelación de Perseo
unos 240 millones de años antes,
cuando las flores todavía no adornaban la Tierra
y las libélulas gigantes batían sus alas entre los helechos.
Encadenando las señales de luz
tejo una red de conexiones
que se adentra a la deriva hacia el horizonte de partículas
e imagino a estas criaturas cazando a sus presas
al resplandor de las explosiones estelares del Cámbrico.
Perfilo la escena, voy atrás en el tiempo
y veo la semilla algodonosa de la hierba cana
flotando como neblina cósmica ante mis ojos.

SN_2006gy,_NASA_illustration

Ilustración de la Supernova 2006gy, en la constelación de Perseo. NASA

En septiembre 2006, el telescopio Chandra de rayos X detectó la explosión estelar más grande observada hasta entonces, la de la Supernova 2006gy, en la constelación de Perseo, alejada aproximadamente 238 millones de años luz. Los fotones de ese cataclismo comenzaron a viajar en el triásico cuando las tierras estaban unidas formando el supercontinente Pangea. El universo que vemos es una máquina del tiempo y con la ayuda de telescopios podemos retroceder hasta su infancia, cuando ni siquiera existía la Vía Láctea.

Esta entrada se publicó originalmente en la sección de Ciencia y Poesía de Tam Tam Press

Dos poemas de José Antonio Llamas

antihipertritón

Señal de un antihipertritón en el detector STAR

Partícula de antimateria de los tiempos del Big Bang

Un equipo internacional de científicos que estudia colisiones de alta energía de iones de oro ha conseguido encontrar algo excepcional: la forma más extraña de antimateria nunca vista hasta ahora, una antipartícula que podría haber existido en los primeros momentos del Big Bang, la gran explosión que dio origen al Universo.
Para conseguir este logro, los investigadores del colisionador, un túnel de poco más de 3 kilómetros ubicado en el Laboratorio Nacional Brookhaven, provocaron el choque de iones de oro en la circunferencia. De esta forma detectaron una partícula (más bien antipartícula) de antimateria muy antigua, que pudo estar en los primeros instantes del nacimiento del Universo, y algo que no se había visto jamás.
Se trata del antihipertritón, el núcleo del antihipertritio, que contiene un antiprotón, un antineutrón y una antipartícula lambda.

EL ANTI HIPER TRITÓN

Cada criatura no es sino una gradación pautada
de un gran y armonioso todo.
Goethe

Oro contra oro, con inusitada crueldad,
con furia extraña, de poder a poder, daga contra daga.

Hasta que la vida estalle, hasta la primera sangre,
hasta que la materia de los sueños bulla en el sartén
de aceite y se derrame.

Para alcanzar el día, para dar el paso, cada átomo de la noche
debe desaparecer, debe morir en brazos de la aurora
que comienza a despertar y a levantarse.

La forma más extraña de la nada nunca vista,
la sustancia del no ser, la sexta esencia, la sideral espiga,
la médula del sol, caramelizada.

Para llegar a ella han hecho falta, reunidas,
todas las lágrimas del mundo condensadas en una gota de sudor,
y las miradas de los hombres convergiendo sobre una misma flor
de un espino albar aún no cortada.

Oro contra oro, neutrón contra neutrón;
hasta que la materia estalle en millones de pedazos
y se haga presente la antimateria con toda su desolación y su sustancia.

Para alcanzar la noche, el día ha de entregarse en sacrificio
y transustanciarse en la materia oscura, la que a punto de nieve,
presagia la llegada de la nada.

Oro contra oro, partículas de eternidad que morirán,
porque quien a oro muere, a oro mata.

*  * * * * * * * *

Cataratas de sangre del glaciar Taylor

 

cataratas de sangre antartida

Cataratas de sangre en la lengua del glaciar Taylor en la Antártida

En la cara frontal del Glaciar Taylor -ubicado en los Valles Secos de McMurdo, en la Antártida- hay una catarata de hielo que se tiñe de un rojo intenso sobrecogedoramente parecido al color de la sangre cada vez que mana agua salada.
La región es una de las más extrañas del mundo, y algunos científicos incluso creen que en el lago que origina la cascada pueden existir microorganismos extraterrestres, adaptados a la vida en lugares inhóspitos y carentes de oxígeno.
Los análisis demuestran que el color rojo que tiñe a las Cataratas de Sangre se debe a la acumulación de óxido de hierro en las sales del agua del glaciar, pero se ignora su procedencia. Una de las teorías que más probabilidades tiene de convertirse en una explicación satisfactoria es la que dice que hace varios millones de años el valle en el que se asienta el Glaciar Taylor fue inundado por el Mar de Ross, como un fiordo.

CATARATAS DE SANGRE

Es la vida la que crea las condiciones
aptas para su propia existencia.
Margulis y Lovelock. Teoría Gaia.

Cataratas de flores minerales en salmuera
que la herrumbre de los siglos fuera congregando
debajo de la nieve, cataratas de sangre
soterradas en los Valles Secos.

Regiones en las que el olvido fue dejando sus despojos
y la huella renegrida de sus heces.
El origen exacto, la semilla, fue una fuente
de la que manaba la soledad del hombre y sus miserias.

Fue, probablemente, necesario
levantar de cuajo todo el odio y la verdad y al mismo tiempo, acarrearlo y arrastrarlo todo hasta los fiordos
para que allí durmiera para siempre.

Cataratas de venas reventadas, cataratas de pájaros
y abedules enjaulados en la niebla,
soterrados en los Valles Secos.

Valles en los que el corazón del viento
flota, y los sentimientos se aletargan en salmuera,
en una concentración de sal y de renuncias
superior a la de todos los océanos.

Cataratas de amapolas blancas como rojas margaritas
y de diamantes rojos como blancas fresas,
regados por la misma sangre, prisioneros
dela crueldad de la belleza,
soterradas en los Valles Secos.

Composiciones poéticas inéditas de José Antonio Llamas que forman parte de Materia oscura, un tratado de Cosmología y Astrofísica poética, en el que el autor toma prestadas las notas científica y las imágenes para acompañar sus poemas.

Jose_Antonio_Llamas_.jpg

José Antonio Llamas Fernández (León 1941)