Curiosidade

curiosidade_estibaliz_espinosa.

 

::dopamina:: procrastinando::
El circuito de recompensas del cerebro a un paso de saber la respuesta. Es ahí donde sientes el tirón gravitatorio. La dopamina. Antes que tú, ya otras habían armado con el hastío fuegos artificiales en su encéfalo. Un pie en Pangea y el otro en un link sobre la flotabilidad a gas de un Nautilus.

Una mano en los labios y otra a ras de un coleóptero que admira la rotación celeste. Un ojo en el telescopio. Otro en prisma de camaleón para leer esto. De la lengua de ese camaleón a la de la orquídea Serapias lingua…Ya no sabes ni qué tenías que hacer en esta mañana ambarina.

La leche se sale por fuera, caen manzanas de puro aburrimiento
coliflor con orejas, grelos sin peinar
y la yurta sin barrer.

Te rodean manuscritos de neutrinos
ni demasiado cerca ni demasiado lejos:
a la distancia justa como para un espontáneo: «Y qué rayos es?»

La constelación más hermosa es la que une las neuronas de esa niña con el polen que acaba de soplar
rumbo a por ahí
ni demasiado cerca ni demasiado lejos.

Estigmas de oro de la curiosidad.
La dopamina de saber un poco más.
Perder la forma humana.

Estíbaliz…Espinosa, Curiosidade, traducción al castellano de la autora.

::dopamina:: procrastinación::

O circuíto de recompensas do cerebro a un paso de saber a resposta.
AÍ é onde notas o tirón gravitatorio. A dopamina. Antes ca ti, outros xa
Arrellaran co el fastío fogos de artificio no encéfalo. Un pé en Panxea e o outro nun link sobre a flotabilidade a gas dun Nautilus.

Unha man nos labios e outra a ras dun coleóptero que admira a rotación celeste. Un ollo no telescopio. Outro en prisma de camaleón para ler isto.
Da lingua dese camaleón a da orquídea Serapias lingua… Xa non sabes nin o que tiñas que facer nesta mañá ambariña.

O leite sáese por fora, caen manzás de puro aburrimiento
coliflor con orellas, grelos sin peitear
e a iurta sin varrer.

Rodeánte manuscritos de neutrinos
nin demasiado preto nin demasiado lonxe:
á la distancia xusta como para un espontáneo: «E qué raio é?»

A constelación máis fermosa é a que une as neuronas de esa nena co pole que acaba de soprar
rumbo a por aí
nin demasiado preto nin demasiado lonxe.

Estigmas de ouro da curiosidade.
A dopamina de saber un pouco máis.
Perder a forma humana.

Estíbaliz…Espinosa, Curiosidade, 2017

estibalizespinosa

Estíbaliz Espinosa Río
Autora de 6 libros de poesía, publica tamén relato curto e ensaio con enfoque nunha cultura única: a simbiose entre a Ciencia e as Humanidades, así como a constelación que forman palabra, ciencia, muller e tecnoloxía.

Emily Dickinson

emily dickinson 2

632

El cerebro -es más extenso que el cielo-
pon uno al lado del otro-
y lo contendrá
fácilmente- y a ti –también-

el cerebro es más profundo que el mar –
sostenlos -azul contra azul-
uno absorberá al otro-
como la esponja -al cubo-

El cerebro es justo el peso de Dios-
pésalos libra por libra-
se distinguirán -si es que se pueden distinguir-
como la sílaba del sonido-

632

The Brain—is wider than the Sky—
For—put them side by side—
The one the other will contain
With ease—and You—beside—

The Brain is deeper than the sea—
For—hold them—Blue to Blue—
The one the other will absorb—
As Sponges—Buckets—do—

The Brain is just the weight of God—
For—Heft them—Pound for Pound—
And they will differ—if they do—
As Syllable from Sound—

The brain

100  Una ciencia
Una ciencia –a la que los eruditos llaman,
“Anatomía Comparada”-
Porque con un único hueso-
Se revela el secreto
Del raro inquilino del molde
El resto pereció en la piedra-

Pero para el perspicaz ojo que se fija
La flor más humilde de aguamiel
Tras un día de invierno
Representa al oro
De la rosa y del lirio, numerosas,
e incontables mariposas.

A science

A science—so the Savants say,
“Comparative Anatomy”—
By which a single bone —
Is made a secret to unfold
Of some rare tenant of the mold,
Else perished in the stone—

So to the eye prospective led,
This meekest flower of the mead
Upon a winter’s day,
Stands representative in gold
Of Rose and Lily, manifold,
And countless Butterfly!

Emily Dickinson (10 de diciembre de 1830-15 de mayo de 1886,
Massachusetts, EEUU)

La migración de las neuronas monarca

neuronas monarca

“Las neuronas células de formas delicadas y elegantes, las misteriosas mariposas del alma”
Ramón y Cajal

La migración de las neuronas monarca

El aleteo de las neuronas, misteriosas mariposas del alma,
-como las llamó Cajal-
anuncia la migración de las monarca hacia el santuario de Michoacán.
Casi cinco mil kilómetros, desde el este de las Rocosas al hipocampo,
para invernar en el cálido territorio de la infancia.
Rutas trazadas con los aromas de las plantas que les dieron cobijo
y que nutrieron su estado de larvas.
Rutas trazadas con la brisa que susurró colores
inflamando las escamas piratas que las empujan al viaje cíclico de los ancestros.
Se desprenden de las ramas,
antes de llegar al manantial donde habita el caballo-pez,
descansan fugazmente en una casa que existe solo en la memoria,
en un cabello que existe solo en la memoria,
y murmuran signos que nunca fueron pronunciados.
Son criaturas híbridas, escamas hipocampo,
y migran
convertidas ya en neuronas monarca.

Este poema, publicado en el libro Invierno sin corazón (Kernlose winter), surgió a raíz de la conferencia de Javier de Felipe (investigador en el Instituto Cajal)  «Reflexiones sobre el arte y el cerebro»  y mi fascinación por la migración de las mariposas monarca.

Vídeo El legado Cajal

 

Las sepias de Ítaca

odisea_en_sepia

Las sepias de Ítaca

Fonemas líquidos rompen contra las rocas,
tiñen de rojo pardo el estrecho de Mesina
y las mareas arrastran las vocales
fundiendo el candor de las aes con la espuma.
La sepia nunca podrá narrar el viaje de Odiseo,
no le pertenece la tinta
pero sabe a Ítaca y a céfiro.
La mastico
y Calipso azota con el velo el cielo de la boca,
Penélope teje sus tentáculos,
Nausícaa escancia junto a Circe el silbido del océano
mezclando en el brebaje las úes con los náufragos.
Como Telémaco, la tinta de la sepia añora travesías,
y su nostalgia,
en el límite de la luz, colorea los fonemas.

sinestesia-_varsovia

Sinestesia
Una voz oscura, brillante u opaca ¿puede un sonido tener una cualidad que sólo es visible a nuestro ojo? Un rojo chillón o un azul armónico ¿pueden los colores chillar o ser melódicos? Aunque nunca nos hayamos parado a pensarlo en el lenguaje cotidiano abunda la sinestesia, un fenómeno que se caracteriza por causar, a través de un estímulo conectado a un sentido, percepciones pertenecientes a otro.

El olfato, el tacto, el gusto, la vista y el oído entremezclan sus dimensiones. Hay personas a las que la palabra ‘Varsovia’ les sabe a zumo de limón y otras que ven ‘Misisipi’ de color amarillo. Se han clasificado más de medio centenar de variantes de sinestesia, aunque dos de las más comunes son aquellas en las que los sonidos y los números producen colores.

En los últimos años se ha estudiado este fenómeno con técnicas de neuroimagen y se ha visto que en el caso de las personas sinestetas, ante determinadas palabras, se activan no sólo las áreas del cerebro responsables del lenguaje, sino también las correspondientes a la vista o el tacto. Parece claro que su origen está en el cerebro, pero el mecanismo por el que se produce todavía es desconocido.

Se ha especulado, por ejemplo, que nuestra capacidad para las metáforas está relacionada de alguna forma con la sinestesia por lo que, además de ser una oportunidad para entender mejor cómo funciona el cerebro, puede ayudarnos a descubrir cómo se produjo el salto evolutivo que llevó al desarrollo del lenguaje.